BASICOS 102

0
821

Ahora veremos algunos conceptos que debemos entender si queremos profundizar en el conocimiento y sabiduría de la palabra de Dios.

La Biblia (Antiguo y Nuevo Testamento) es la Palabra de Dios, escritas por hombres bajo la total inspiración divina; Sin lugar a dudas es la Palabra de Dios, es el eje y filtro de todo conocimiento. Es el libro mas estudiado del mundo y aun hoy en el año  2015 el mas vendido.

A pesar de esta Fe y las buenas intenciones, los creyentes se han dividido marcadamente en las diferentes interpretaciones y cada cual entiende la suya es la correcta. Como veran, los nuevos creyentes y los que quieren profundizar ya han sido instruidos por alguna Doctrina basada en algunas de las diferentes interpretaciones que hacen parecer que estamos en un laberinto complicado; NO TENGA MIEDO el Espíritu Santo que mora en nosotros nos guiara a todo conocimiento y hará de ese laberinto una autopista recta.

Vamos a ver de manera sencilla cuales son los términos usados en el laberinto para una mayor comprensión:

  • Doctrina
  • Dogma
  • Teología
    • Diferentes Doctrinas
    • Homilética, Homilia, Predicación
  • Exégesis
  • Hermenéutica

No les tengas miedo a los nombres es bien interesante tener claro estos conceptos

DOCTRINA.

Significa enseñanza o instrucción, se puede definir como las verdades fundamentales de las sagradas Escrituras ordenadas en forma sistemática.

Esta palabra que viene del latín doctrina significa “enseñanza” o “instrucción”. De acuerdo al uso que le dan los profesores, se refiere a los dogmas aceptados por un grupo particular de creyentes o partidarios.

El AT emplea la palabra hebrea leqah, que significa literalmente “lo recibido”, para expresar la idea de doctrina (véanse Dt. 32:2; Job 11:4; Pr. 4:2; Is. 29:24). En el pensamiento desarrollado del AT, “doctrina” se asocia con la torá, la enseñanza de Moisés que se encuentra en el Pentateuco.

Otra palabra del NT, traducida algunas veces como “doctrina” o “enseñanza”, es διδασκαλια (didaskalía). Así se llama la instrucción de los fariseos (Mt. 15:9; Mr. 7:7). En los escritos paulinos posteriores (Efesios, Colosenses y las epístolas pastorales), el término se emplea con mayor frecuencia. En las epístolas pastorales, didaskalía sugiere un conjunto de enseñanzas más o menos establecido.

Una lectura cuidadosa de ambos testamentos nos lleva a la conclusión de que operaba un proceso doctrinal tanto entre los judíos como entre los cristianos. Al respecto, es significativo notar que Pablo incluye maestros en la lista del personal necesario en la iglesia (véanse Ro. 12:7; 1 Co. 12:28–29; Ef. 4:11).

DOGMA.

Este término es transliteración de una palabra griega que literalmente significa “decisión”, “mandato”, “decreto” u “ordenanza”. En el uso popular de hoy, “dogma” denota un principio establecido o firme convicción que gobierna gran parte del pensamiento de una persona. En el uso eclesiástico se refiere a una enseñanza oficial de una comunidad cristiana, cuya negación podría señalar a una persona como hereje. Hechos 16:4 es el único pasaje del NT donde “dogma” se emplea, de alguna manera, en este sentido más técnico, aunque la referencia trata asuntos de naturaleza ética más que doctrinal.

Generalmente se requieren dos elementos para que una enseñanza llegue a ser dogma: (1) Debe considerarse como verdad revelada; (2) debe estar en las Escrituras y / o en la tradición (como es el caso de la Iglesia Católica). La tradición no tiene ningún peso en los protestantes.

TEOLOGÍA.

El estudio de las doctrinas se llama “Teología”: que significa tratado o estudio razonado con homileticarespecto a Dios. La Teología o doctrina se puede definir como las ciencias que trata de nuestro conocimiento de Dios y de las relaciones del creador con el hombre.

La teología cristiana es una explicación metodológica de los contenidos de la fe cristiana y es primordialmente una función de la iglesia cristiana. Es el resultado de una participación y de una reflexión disciplinada sobre la autorrevelación de Dios en Jesús de Nazaret. Es la fe cristiana presentada en una forma particular de expresión. Los teólogos cristianos trabajan dentro de esta comunidad y son responsables ante ella.

Pero la teología cristiana no es simplemente reafirmar las creencias de la iglesia en el pasado. Puesto que la iglesia testifica de Cristo en el mundo contemporáneo y vive también en este mundo, la teología debe permanecer como una actividad dinámica. Por medio de la teología, la iglesia, en forma repetida, responde la pregunta, para sí misma y para el mundo: “¿Qué significa confesar que Jesús es el Cristo?”

La teología cristiana no es primordialmente una reflexión sobre la fe cristiana como tal, sino acerca de Dios, quien vino para redimir encarnado en Jesús de Nazaret y quien, por medio del Espíritu Santo, crea fe en la iglesia.

El conocimiento doctrinal es parte necesaria del bagaje del maestro cristiano.

La doctrina Bíblica sigue un tema central, pero a su vez este esta ligado a otras verdades importantes , el saber reconocer y ordenar esas verdades esparcidas a través de la escritura, nos ayudara a poder impartir con autoridad esos temas a otros.

Clasificación de la doctrina

1. Teología Exégetica: ( gr. Exégesis significa extraer) Procura establecer el significado verdadero de las escrituras, considerando los idiomas originales en que fueron escritas las Sagradas Escrituras.

2. Teología histórica: investiga el desarrollo de la interpretación doctrinal. Encierra un estudio la historia eclesiástica.

3. Teología Dogmática: Consiste en el estudio de asuntos fundamentales de la fe según enuncian los credos de la iglesia.

4. Teología Bíblica: sigue el progreso de la verdad a través de todos los libros de la Biblia y describe la forma como cada uno de los escritores presenta las doctrinas importantes.

5. Teología sistemática: En este ramo de estudio las enseñanzas bíblicas están organizadas por temas de acuerdo a un sistema definido.

HOMILETICA. (Del gr. homileo, platicar, charlar; i.e., una conversación familiar). Es esa rama de la teología que tiene que ver con el arte y la ciencia de la predicación cristiana, y que trata con la naturaleza, clasificación, análisis, construcción y composición de un sermón.

HOMILIA. (Del gr. homilia, conversacion, discurso). Término utilizado desde los días de la iglesia primitiva para designar un discurso informal sobre un tema doctrinal, un pasaje bíblico, una virtud cristiana o vicio, o alguna práctica eclesiástica. Es diferente del sermón en que éste está desarrollado como un tipo de predicación más formal. Las homilias escritas por grandes predicadores llegaron a ser ampliamente utilizadas por el clero en la iglesia medieval como lecturas a sus congregaciones locales. La predicación de homilias hoy en America Latina es mucho más frecuente en la Iglesia Catolica que en las iglesias evangélicas. El Documento de Puebla recomienda: «La homilia, como parte de la liturgia, es ocasión privilegiada para exponer el misterio de Cristo en el aquí y ahora de la comunidad, partiendo de los textos sagrados, relacionándolos con el sacramento y aplicándolos a la vida concreta. Su preparación debe ser esmerada y su duración proporcionada a las otras partes de la celebración.».

PREDICACION. (Del lat. prae, delante de; y dicere, hablar). Segun Phillips Brooks (1835–predicador1893) es la comunicación de la verdad religiosa por un hombre a otros hombres. Para Andrew Blackwood es la verdad divina, según está contenida en la Biblia, comunicada verbalmente a través de la personalidad, o sea, la verdad de Dios proclamada por una persona escogida o llamada por Dios para ese ministerio, con el propósito de satisfacer las necesidades humanas y persuadir a otros a la fe en Cristo. Según Karl Barth (1886–1968), la predicación deviene palabra de Dios: «La palabra del hombre es palabra de Dios en cuanto le place a Dios utilizar aquella palabra humana para la comunicación de su verdad al individuo.

EXÉGESIS.

Esta palabra viene del griego εξηγσις (exégesis), que significa “narración” o “interpretación” – extraer el significado de un texto dado. El verbo aparece en Lucas 24:35; Juan 1:18; Hechos 10:8; 15:12, 14; y 21:19. Exégesis se refiere al procedimiento por el mapa-mental-exegesis-19cual se interpreta el texto de la Escritura y, como tal, es una ciencia y un arte. Dos preguntas son básicas: (1) ¿Qué significó el texto en su contexto original histórico y literario?, y (2) ¿qué significa para los lectores contemporáneos en términos del tema? La segunda pregunta se responde mejor a la luz de la primera. Los principios que se siguen para hacer la exégesis, tradicionalmente, se llaman hermenéutica.

El aspecto científico de la exégesis, no pretender ignorar el aspecto divino. Así como el Espíritu Santo estuvo activo en la formación de las Escrituras, también guía y ayuda al intérprete a comprender su significado para la fe y la vida contemporáneas. Es esta primacía del Espíritu Santo la que hace única a la Biblia, y prohíbe acercarse a ella como a cualquier otro libro. Se debe evitar cualquiera de estos dos extremos: confiar en el Espíritu y descartar el método científico, o depender del método científico sin buscar la guía del Espíritu de revelación.

HERMENÉUTICA.

Es la ciencia de la interpretación, especialmente de las Escrituras. Esta rama de la teología trata con los principios de la exégesis bíblica, que consiste en la búsqueda y exposición del significado original de los textos bíblicos.

El vocablo se deriva de una palabra del NT, ερμηνευω (ermeneúo, “explicar”, “interpretar” o “traducir”), de la cual surge ερμηνεια (ermeneía, “interpretación”, “explicación”). La interpretacioninterpretación bíblica busca descubrir significados, no decidirlos. Sugerir significados ajenos a la intención original es εισηγησις (eiségesis, “introducir una interpretación propia”), en lugar de εξηγησις (exégesis, “extraer el significado”).

A continuación se sugieren algunos principios de hermenéutica:

1. Reconocer que la Biblia es la palabra de Dios en forma totalmente única y autoritativa. Es divina y completamente inspirada. Y, aunque está sujeta a la comprensión gramatical e histórica, sus enseñanzas se deben estudiar con sumisión reverente.

2. Prestar atención a la forma literaria. El género literario es un marco de referencia lógicamente anterior a las palabras mismas. La Biblia contiene varias formas literarias: poesía, sabiduría proverbial, historia, crónica, sermón, oráculo, parábola, alegoría, literatura apocalíptica y epístola. Estas deben interpretarse separadamente y de acuerdo a su propia naturaleza.

3. Estar consciente de los hebraísmos en el AT y NT. Aunque el NT se escribió en griego, básicamente es un escrito hebraico, y sus formas de pensamiento son las características del AT.

Algunos ejemplos de hebraísmos son el uso de “aborrecer” como expresión de un grado menor de amor (Lc. 14:26), y las comparaciones en términos absolutos (Jn. 6:27, que no prohíbe trabajar para ganarse la vida; y 1 Ti. 5:23, que no prohíbe tomar agua).

Los coloquialismos deben entenderse como tales. Por ejemplo, “tres días y tres noches” (Mt. 12:40) no significa 72 horas sino un período de tiempo muy corto. Esto se comprueba porque los cuatro Evangelios declaran que la crucifixión y la sepultura de Jesús ocurrieron en la “preparación” (término griego para “viernes”, Mr. 15:42), y la resurrección en la mañana del primer día de la semana (domingo, Mr. 16:9); y el NT declara 16 veces que la resurrección se llevó a cabo en el tercer día.

Los escritores hebreos emplean con frecuencia lo que se llama “el presente profético” o “perfecto profético”. Es decir, los eventos futuros que se consideran ciertos se explican como si ya hubieran sucedido (en Is. 9:6, el nacimiento del Mesías, 700 años hacia lo futuro, se menciona como si ya hubiera sucedido; en Ro. 8:30 la glorificación futura se describe en tiempo presente).

4. Prestar atención especial a las palabras clave en cualquier pasaje bajo consideración. Las palabras individuales son la unidad fundamental de significado. El significado de palabras se determina de dos maneras: por las definiciones de un léxico o de un diccionario; y aún más significativo por el uso que se les da en un escrito. Por ello A. B. Davidson afirma que la concordancia es con frecuencia más importante que el léxico para determinar el significado de palabras.

5. Las palabras clave deben relacionarse al contenido del pasaje como un todo en su contexto. La regla principal en exégesis es el “contexto”. Hay dos clases de contexto: el contexto literario es el párrafo, el capítulo, el libro, el testamento y en última instancia la Escritura en su totalidad. La parte debe interpretarse a la luz del todo.

El contexto histórico es lo que las palabras significarían para quienes las escribieron originalmente, tanto como nos sea posible descubrirlo. El significado literal (contrario a cualquier interpretación alegórica) es lo que significa la oración en sentido normal y usual en su contexto histórico.

6. Interpretar a la luz de la revelación progresiva. El exégeta debe tener especial cuidado de no interpretar el AT de acuerdo a las experiencias religiosas y la ética del NT. El lugar donde aparece una declaración en la Escritura determina su importancia teológica y, en cierta medida, su significado. “Santificar” no significa lo mismo en Josué 3:5 que en Juan 17:17. No puede interpretarse que Eclesiastés 3:19 anula el significado de 2 Corintios 5:1–8 y Filipenses 1:21–24, como el estado del alma del cristiano entre la muerte y la resurrección.

En la Escritura hay unidad, pero el centro de esa unidad es Cristo. La totalidad de la Escritura interpreta las partes de la Escritura, y ninguna parte debe interpretarse de tal manera que tergiverse el todo. Lo circular que aquí se implica se resuelve al aplicar a las generalizaciones una teología bíblica sana, que es la exégesis teológica de la Biblia.

Interesante no? Déjanos tu Opinión / Aporte.

Gracias.

Manfredo Manon

Diccionario Teológico Beacon.

Diccionario Hispano-Americano de la misión (Nueva edición revisada.)