CON EL CORAZÓN (ESPIRITU)

0
778

Pero ¿qué dice?: «Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón». Esta es la palabra de fe que predicamos: Si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo, porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. Romanos 10:8–10

Somos: cuerpo, mente, alma y espíritu (o el corazón). La persona completa es aquella que ha logrado un buen nivel de desarrollo en cada una de estas áreas de la vida. En nuestros tiempos, sin embargo, vemos que el hombre vive una vida cada vez más fragmentada, mostrando una gran disparidad en el nivel de desarrollo logrado entre los diferentes elementos que componen su humanidad.

Hoy el hombre posee un alto nivel de desarrollo intelectual. El proceso educativo formal, que es casi exclusivamente mental, ocupa al menos un tercio de la vida del ser humano.  La proliferación de la información es abrumadora; Alguien ha señalado que un diario típico de New York posee más información de lo que una persona en el siglo XVII podía acumular en toda una vida.

El nivel de disparidad entre estas diferentes facetas de nuestra humanidad ha llegado a niveles alarmantes, y ha producido personas altamente desarrolladas en lo intelectual que, a la vez, son primitivas en lo emocional y espiritual.

2015_11_legenda4_entrevistaboff_reproducaoPablo afirma que la acción de creer, para los hijos de Dios, es una acción que ocurre primordialmente en la esfera del corazón. Es una convicción espiritual que desafía las estructuras intelectuales que utilizamos para analizar y entender todos los demás aspectos de la vida. En lo intelectual la mente se mueve confiada frente a los desafíos normales de este mundo, pero en lo espiritual tiene que contentarse con un rol secundario. No es que la mente no tiene ninguna función en la vida espiritual, sino que está limitada en su capacidad de incursionar en los misterios de Dios. La persona madura en Cristo no alcanza este crecimiento porque haya entendido que las propuestas de Dios son lógicas y fáciles de entender, sino porque posee una persuasión que es producto de una relación con el Señor.

La convicción espiritual que mueve la vida del discípulo está directamente ligada a su cercanía a Dios. A mayor intimidad, mayor certeza de que el camino trazado por el Espíritu es el correcto.

Para Pensar: Cuanto tiempo de tu vida has dedicado al desarrollo del espíritu?

El espíritu es la parte con la cual el hombre se comunica con Dios y con la cual lo adora, le sirve y mantiene su relación con El. En el espíritu el hombre está consciente de Dios. Por consiguiente, Dios mora en el espíritu; el no se halla en el cuerpo, la mente o el alma.

1Corintios 2:14-16

Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente. En cambio el espiritual juzga todas las cosas; pero él no es juzgado de nadie. Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo.